Yoga Iyengar

La práctica regular de Yoga aporta múltiples beneficios a un nivel físico, emocional y psíquico. Uno de sus principales beneficios es el de volver el sistema nervioso elástico, capaz de soportar tensiones, de generar energía y no disiparla.

La práctica de Yoga Iyengar produce la concentración de células inmunes en el área afectada por la enfermedad. Las asanas o posturas mejoran el riego sanguíneo de todas las células del cuerpo, revitalizándolas y este riego fortalece el sistema nervioso y su capacidad de soportar el estrés.

Mejora la calidad de vida, a través del alineamiento de los huesos, tendones y músculos trabajando con plena conciencia y si es necesario la ayuda de soportes. Su práctica alivia dolores musculares y de huesos regulando también el funcionamiento de órganos internos.

La principal meta del Yoga es devolver a la mente la sencillez y la paz, liberarla de la confusión y la angustia. Renovando el cuerpo.

El yoga libera a la mente de los sentimientos negativos causados por el rápido ritmo de la vida moderna. La práctica llena los depósitos de esperanza y optimismo en nuestro interior, nos ayuda a superar los obstáculos del camino a la salud perfecta y el contento espiritual.